Como Tener Piernas bonitas y delgadas en 3 pasos

Tener piernas bonitas y delgadas puede resultar más difícil si en su familia hay personas con sobrepeso,  la grasa que se almacena en: glúteos, caderas y muslos suele ser dificilísima de eliminar, pues en dichas zonas del cuerpo no entra y sale la grasa de las células adiposas con la misma facilidad que en otras zonas por lo que damos una estrategia de 3 pasoa que le puede funcionar:

Como tener piernas bonitas y delgadas:

1. Haga el ejercicio adecuado. 

Muchas personas que se preocupan por el volumen de sus muslos y sus glúteos creen que, si ejercitan intensamente esas zonas, resolverán el problema. “Pero lo único que resulta de esa creencia es un gran número de hombres y mujeres lesionados”,  Cuando se pierde peso, se pierde en todo el cuerpo. Aun así, conviene escoger una actividad que concentre el esfuerzo en las piernas. Ejercitando grupos musculares grandes, como los de los muslos y los glúteos, se queman más calorías en general.

Los mejores deportes aeróbicos para estas regiones anatómicas son la caminata, el ciclismo (ya sea al aire libre o en una bicicleta estacionaria), y el ascenso de escaleras (de preferencia en un aparato de gimnasio, pero sin hacer trampa dejando la mayor parte del esfuerzo a los brazos).

Trotar o correr es excelente también para quemar grasa en todo el cuerpo, pero tal vez no sea lo más recomendable para personas de muslos gruesos, esta actividad puede resultarles difícil o incómoda, a tal grado que la pueden abandonar.

Es mejor un programa en el que se alterne la caminata con carreras cortas, de una o dos calles. Después, a medida que vaya usted sintiéndose más fuerte, podrá correr trechos más largos”.

Un ejercicio aeróbico muy popular, que no ayuda gran cosa a los muslos, es la natación. Esta actividad exige relativamente poco esfuerzo de las piernas, si usted quiere ejercitarlas en la piscina, intente correr en la parte poco profunda, o en la profunda, pero con chaleco salvavidas. La resistencia del agua hará que trabajen sus piernas sin someterlas al golpeteo de la carrera.

¿Con qué frecuencia hay que practicar deporte para adelgazar los muslos? Veinte minutos de danza aeróbica tres veces por semana bastan para conservar sano el sistema cardiovascular. Pero si se trata de quemar grasa y moldear los muslos, se sugieren 20 o 30 minutos de tres a cinco veces por semana. O bien, actividades físicas cotidianas, como caminar.

Haga ejercicio de intensidad baja o moderada: hasta un 60 por ciento del esfuerzo máximo. Trabajando en ese nivel eliminará más grasa. Si le cuesta mantener ese ritmo, disminúyalo. La intensidad importa menos que la duración. Una hora de caminata rinde los mismos beneficios que correr 20 minutos, por lo que se refiere a adelgazar.

Antes de comenzar a ejercitarse, consulte a su médico. Después, empiece en un nivel que le resulte cómodo y no la deje agotada ni adolorida al día siguiente. En las primeras etapas, aumente el tiempo del diez al 20 por ciento semanalmente.

El cuerpo humano es admirable por su adaptabilidad, pero no le gusta que lo tomen por sorpresa. Si usted lo hace, se sentirá mal. El tiempo de recuperación debe ser a lo sumo de una hora. Si pasa de ese límite, se ha excedido en el ejercicio. Para disminuir las probabilidades de que haya dolor, comience con un breve calentamiento: trote sin avanzar durante unos minutos, y a continuación haga una rutina de estiramiento.

El ejercicio debe asimismo ser oportuno. Caminar después de comer ayuda a quemar calorías, pero en ese momento conviene que la actividad física sea leve, para que el flujo sanguíneo no se desvíe del aparato digestivo a los músculos.

 

2. fortalézca las piernas de manera correcta.

Aunque el ejercicio aeróbico es esencial para una reducción general de peso, debe complementarse con otro tipo de ejercicio que fortalezca y moldee los muslos: Ello aumenta el tono y la firmeza de los músculos de esa zona, haciéndola más compacta y dándole mejor forma.

Levantar las piernas es uno de los mejores medios para fortalecer los muslos. Colóquese a gatas y, manteniendo la espalda recta, extienda una pierna hacia atrás, hasta que quede paralela al suelo. O, desde esa misma posición inicial, mueva la pierna a un lado, sin estirarla, hasta que el muslo quede en ángulo de 90 grados con el tronco. Haga tres series de diez repeticiones con cada pierna. Si esto se vuelve demasiado fácil, pruebe con más repeticiones o póngase pesas ligeras en los tobillos.

También puede practicar levantamientos de piernas tendida de costado. Alce una pierna, sin flexionarla, alejándola de la otra hasta formar un ángulo de 45 grados. Como parte de ese mismo ejercicio, y en la posición descrita, apoye la pierna que está arriba, en ángulo de 45 grados, sobre una mesita o una silla, y luego levante la pierna de abajo hasta juntarla con la otra. Esto es para trabajar el músculo interior del muslo, y no el exterior, al cual están dedicadas las elevaciones previas. Así se logra equilibrio y simetría.

Una vez que haya dominado esa rutina, intente la siguiente: dé un paso hacia adelante, tan largo que la rodilla de la pierna de atrás quede a unos 15 centímetros del piso. Luego regrese a la posición original. Para comenzar estarán bien dos series de diez repeticiones con cada pierna. Cuando esto se vuelva fácil, puede usted hacer más repeticiones o realizar la misma actividad con pesas en las manos. Al igual que con cualquier otro ejercicio, debe comenzar despacio y dedicar el mismo tiempo a cada pierna. Una ventaja de fortalecer los muslos es que, aun si no disminuye su grosor, se corrige su flaccidez… lo cual por si sólo mejora su aspecto.

3. Coma inteligentemente.

 concentre su esfuerzo en el deporte y la cuenta de calorías. si nota que correr no le esta dando resultados, comience a practicar ciclismo de montaña, para ejercitar tanto la parte anterior como la posterior de la musculatura de mis piernas. si está poniendo demasiada atención en el ejercicio, y muy poca en la dieta; coma alimentos menos grasosos todavía. Una vez que corriga esto, sus muslos adelgazaron… a la par del resto de su cuerpo.

Las personas que no logran reducir el grosor de sus muslos suelen ser las que recurren a dosis masivas de ejercicio, pero descuidan su ingestión de calorías, el organismo generalmente cuida más las regiones donde abunda el tejido adiposo. Lo mejor es combinar el ejercicio con un régimen alimenticio escaso en grasa, pero que incluya muchas calorías, procedentes en su mayor parte de carbohidratos. Nadie llega muy lejos con una mala dieta.

Como en cierta medida la acumulación de grasa es hereditaria, ni el mejor programa de alimentación y ejercicio ofrece garantías. La meta es alcanzar un nivel óptimo, y conservarlo. El proceso es sencillo… y el resultado será, además de unas piernas bonitas y delgadas, una mejor salud.

Como tener piernas bonitas y delgadas en 3 pasos

 

News Reporter

Deja un comentario